visitantes

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)
Foto: Erasmo Prado R.

domingo, 17 de mayo de 2009

Día Mundial contra la Homofobia

Aún 17 años después que la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminara a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales (17 de mayo de 1992), hay quienes la catalogan como una enfermedad, una aberración, incluso hasta un mal para la humanidad. Tantos calificativos y nombres despectivos e insultantes ha recibido la homosexualidad que ha provocado el nacimiento de lo que sí podría ser una enfermedad: la homofobia.

Los homosexuales han pasado por pecadores, poco después criminales y luego enfermos. Se ha tenido que esperar hasta 1992 para que su pudiera dejar de decir que la homosexualidad es una enfermedad. Parece que amar es un pecado, un delito y una enfermedad mental cuando se trata del mismo sexo.

Poseer una orientación sexual diversa o diferente a la del modelo de referencia impuesto (cultura heterosexual) no significa ser pecador, ni criminal ni mucho menos un enfermo mental. Como lo he dicho antes, respeto las posturas ideológicas de cada persona siempre y cuando no atenten contra la vida humana. Sin embargo, hay que tener presente que las posturas tradicionales y conservadoras son las que han propiciado el nacimiento de ese sentimiento de aversión y odio hacia sus “prójimos”. Precisamente ha sido el matrimonio histórico que ha existido entre la Iglesia y el Estado el que ha influido enormemente en el desarrollo de legislaciones que repelen, segmentan y finalmente discriminan y apartan a la comunidad GLBT de todo el mundo de gozar plenamente los derechos que una vez reconoció la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El movimiento GLBT ha luchado incansablemente para que se reconozcan tales derechos, se ha logrado mucho, pero el trabajo es arduo, extenso y complejo, y en Panamá sucede lo mismo. El gobierno considera que eliminar a la sodomía del Código Penal es suficiente para que en nuestra sociedad no exista la homofobia, pues se han equivocado. En la lucha por la eliminación de la discriminación por cualquier tipo, no se puede dejar atrás ni olvidar a aquella que, de hecho o de derecho, atenta contra los homosexuales.

Cuando hablamos de los derechos GLBT, nos referimos a la necesidad imperante de encontrar el reconocimiento legal y social de la dignidad individual y colectiva, a la eliminación de legislaciones restrictivas de derechos, a la protección del derecho a la vida y de la afectividad. Ni la existencia de leyes, ni las costumbres o creencias extremistas pueden nunca justificar todos los abusos, ataques, torturas y homicidios que los gays, lesbianas, bisexuales y personas transexuales han sufrido por ser como son o por la percepción que tienen como tales. A consecuencia del estigma que conllevan los temas sobre orientación sexual y la identidad de género, la violencia contra estas personas queda muchas veces sin denuncias, sin documentar y finalmente sin castigar.

A la homofobia prefiero llamarle una “enfermedad cultural”, la cual se ha padecido a lo largo de toda nuestra historia, pero principalmente es producto de nuestra civilización político-religiosa que a través de las costumbres y de los valores ha prevalecido como una forma de control social introyectado con gran desprecio y falta de consideración de las necesidades y los anhelos personales, llevando de igual forma en su mensaje una amenaza muy fuerte de marginación y de peligro.

Es tiempo de hacernos cargo de una nueva ética que tenga como objetivo una propuesta de justicia, libertad y respeto, que no obligue ni aliene a nadie, sino que reconozca que somos capaces de tomar decisiones responsables para elegir con quién y cómo vivir, sin miedo a ataques ni a discriminación de ningún tipo, que garantice nuestra libertad como seres humanos y salvaguarde nuestro derecho a la vida en este mundo.
Saludos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente artículo, te felicito puesto que eres uno de los pocos que se atreve a escribir al respecto, siempre leo tu blog, estaba de viaje y por ello no te había escrito antes. Cuentas con mi apoyo.

Erasmo Prado Rosas dijo...

Anónimo:
Gracias por las felicitaciones y por ofrecer tu apoyo. Espero que los pocos algún día seamos muchos más, y que personas como tu y otros también se sumen.

Saludos.

M.zu dijo...

Muchas gracias x tus commentaries yo entre n esta pagina para saver un poco acerca del significado del narcicista y creeme q describes perfectos a mi pareja nunca entendi su forma de ser hast a q investige el significado de egolatra y narsicista y m da mucha Pena x mi y x Ella x q s un huracan q arrastra todo a su paso somos dos mujeres obiamente gays y despues de 2 años de relacion m cuento con la estima vaja fea e inutil puesto q siempre la estoy apollando n todo x ensima de mi y ya esta muy x Arriva de mi yo m cuento x Los suelos any way tks good lak