visitantes

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)
Foto: Erasmo Prado R.

martes, 27 de enero de 2009

"Dos días junto a ti" (Tercera Parte)

Alguien me preguntó si era posible una tercera parte de esta historia, hoy le contesto a esa persona que sí fue posible... "Dos días junto a ti (Tercera Parte)"

_________________________

El camino fue solitario, oscuro, las miradas era negras y misteriosas, no habían rayos de farolas, ni noticias de la presencia de cualquier luz. Todavía lo veía muy lejos, así como dos días atrás cuando lo intentó alcanzar. Luchaba intensamente contra toda muestra de cansancio, contra las incertidumbres que lo acogían, y aún así seguía caminando, permanecía erguido ante las tinieblas del camino, y por dentro algo empezaba a despertar.

Los recuerdos invadían sus noches, aquellas en las que intentaba entrelazar los sinfines de los sueños con lo efímero de un pensamiento. Tiempo después, al cerrar los ojos las imágenes lo inquietaban, el poder del subconsciente y la debilidad del día convertían a la nada en el realismo de su otro significado, y viéndolo así, trataba de hablarle, de abrazarlo, de sentirlo nuevamente a su lado. Pero como polvo que se deshace con el viento, su imagen más adorada se desvanecía. Todo era un sueño, quizás un producto de sus intentos de lograr descansar tanto la mente como el cuerpo.

Su otro significado. Aquel ser que había causado en él los más profundos sentimientos, los más exquisitos placeres, los momentos más apasionados y llenos de lujuria, en que locos de pasión respiraban del mismo aire y vivían de segundos palpitantes, aquel mismo ser no escuchaba lo que un pecho enamorado le gritaba en la distancia. Y así, la tarde comenzaba a ahogarse en grises matizados, en lejanos blancos y próximas tempestades, mientras tanto él le seguía esperando aunque en el camino cada vez más se hacía lejano.

Aún tenía la droga de sus besos en sus labios, y en su dermis se impregnaba la poción del último abrazo, y levemente se dejaba sucumbir ante tan inexplicables sensaciones, incluso pensaba que ese ser no era real. El miedo quería apoderarse de su razón, pero una duda no dejó que eso sucediera. Se preguntaba si la vida podía invertir los caminos de una persona que se iba por los bosques del mundo y el de otro que no pretendía trazar pedazos de su vida, sino que en una obra completa inmortalizarlos a los dos.

Su mente lo desnudó con lo que sus ojos alcanzaban a ver, ahora un poco más cerca que antes. No sabía si era un sueño, si era real, o si se trataba de una nueva droga para el corazón. Una extraña fuerza lo levantó de entre los escombros de los recuerdos, lo elevó y logró sentir la tierra nuevamente en sus pies. Pero como si fuera un intento en vano, esa misma fuerza poco a poco se iba de su lado. Solo fue un instante, un breve paso de algo que trajo el viento. Le pidió perdón a los cielos por haber quebrado las promesas de su pasado, y el mismo viento que lo había levantado lo volvió a tumbar, ahora estaba en casa otra vez.

Algo empezaba a despertar. Silencios, muebles polvorientos, fotografías, harapos en el suelo, libros de intermedio, huellas en las sábanas, sinfonías lejanas, copas entintadas, imágenes de medianoche, palabras olvidadas, besos, caricias… su cuerpo… él. Sus manos se calentaron lentamente, desapareció por completo lo níveo de cuerpo, y un rayo de sol iluminó sus cabellos, sus brazos, sus piernas. Y cuando el mismo haz de luz llegó al suelo, la silueta de otro cuerpo se manifestaba ante él.

Un sonido extraño lo llevó hasta la entrada de su morada. Corrió desesperadamente hasta ver que las cadenas que lo mantenían dentro estaban en el suelo, fue entonces que una irremediable nostalgia se asomó en sus ojos, los árboles enmudecían su presencia, y a la orilla de la noche las gotas anunciaban una armonía mística jamás escuchada, que simplificó su existencia y la redujo hasta el estable calor de un cirio encendido.

Desafió toda su triste espera, y en ese momento definitivo trajo desde lejanías de tiempo y espacio, hasta la quietud hipnótica de su infinita soledad, la imagen tenue de su amado ausente, pretendiendo aproximarse con sagrado gesto ante tan imponente evocación de su desnudez para experimentar nuevamente las sensaciones compartidas en las noches cubiertas de entrega total, pero cuando quiso besar sus labios de semi-dios, el recuerdo más amado se esparció en infinitos fragmentos.

Era cierto que el tiempo, que tanto lo había olvidado, no habría de suturar los desgarros de su corazón, ni mucho menos alojarse en su estado de ínfima soledad le procuraría alcanzar el amor tal como lo había sentido en sus manos días atrás. Lo que había vivido no era más que el espantoso anuncio de una despedida jamás deseada. Mientras que sus manos sostenían las cadenas que lo separaban del otro mundo, desde sus adentros alcanzó a gritar a las alturas…

No cambies más mis pasos,
no transformes mi camino,
que si esto es lo que he escrito,
lo que ha brotado de mis manos,
no lo tengas hoy por escondido,
procura aunque sea un poco amarlo,
incluso más allá del infinito.

A su alrededor todo se desvanecía, esta vez el camino era distinto, no sabía cuándo llegaría a su fin, ni cuándo sus pasos terminarían de andar.

_________________

Para leer la primera y segunda parte, hacer click en los siguientes enlaces:

- Dos días junto a ti (Primera Parte)

- Dos días junto a ti (Segunda Parte)

lunes, 19 de enero de 2009

Diversidad sexual, legislación y sociedad.

Hemos visto que el nacimiento de leyes que protejan los derechos humanos, y consecuentemente los derechos civiles, de las personas con orientaciones sexuales diversas, en Panamá ha sido un proceso lento y algo tormentoso últimamente. Analicemos algunos puntos importantes, y con esto espero responder a las preguntas de “Daniel" un visitante del blog):

Despenalización de la sodomía: No basta con firmar un papel en donde se despenalice la comisión del delito de sodomía (como antes se le llamaba al homosexualismo); se necesita una legislación especializada que elimine por completo toda forma de discriminación pro razón de orientación sexual, en la que se reconozca plenamente los derechos de la comunidad GLBTTTI, en la que se proteja la integridad y la dignidad de las personas, en donde se propongan mecanismos de convivencia en sociedad. Lastimosamente, aunque los amparen los Derechos Humanos, aún persisten la discriminación y la cruda violación de estos derechos en muchos ámbitos (laboral, familiar, civil).

Sociedad de Convivencia: A partir de marzo de 2007, en México DF, empezó a regir la Ley de Sociedad de Convivencia. Esta figura jurídica da reconocimiento legal a aquellos hogares formados por personas sin parentesco consanguíneo o por afinidad, y determina ciertos derechos y obligaciones para los miembros de la sociedad de convivencia. Entre otros, se definió en ella el derecho a heredar (la sucesión legítima intestada), a la subrogación del arrendamiento, a recibir alimentos en caso de necesidad y a la tutela legítima. En relación con los derechos sucesorios esta ley remite a las reglas del Código Civil mexicano, por lo que el conviviente que sobrevive heredará como si fuera el cónyuge del conviviente muerto. Si existen hijos, heredará como un hijo y, si existen padres, heredará la mitad del patrimonio. (Este tema será objeto de análisis más detallado en una próxima entrada).

Derecho Internacional: El Artículo 4 de nuestra Constitución Política, establece que “la República de Panamá acata las normas de derecho internacional”. Es decir, que todos aquellos pactos internacionales los cuales Panamá ha suscrito deben acatarse y aplicarse en nuestro territorio. Sin embargo, y como lo mencioné en la entrada “¿Cómo exigir nuestros derechos?” ha sido muy poca o casi nula la participación que ha tenido nuestro país en las recientes propuestas de declaraciones que se han presentado ante los organismos internacionales para el reconocimiento legal de la orientación sexual y la identidad de género. Y aquellas normas internacionales que Panamá ha ratificado en muy poco se cumplen. Por lo tanto, es papel del Estado reglamentar estos pactos internacionales para que los mismos sean aplicables en el territorio nacional, y nos corresponde a nosotros exigir ese cumplimiento.

Leyes avanzadas: Es cierto que las leyes se hacen para mantener el “orden” en la sociedad. Sin embargo, el momento en que en Panamá se promuevan leyes más éticas y menos morales (con el respeto debido), entonces no sucederá lo que le sucedió al dormido Proyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva. Los pensamientos moralistas (tradicionales), e incluso retrógradas de algunos de los que detentan el poder parlamentario, son los que estancan y obstaculizan el desarrollo de leyes en beneficio de una sociedad que avanza y evoluciona en muchos aspectos. Es necesario un cambio de pensamiento, más ético, basado en lo científico, en lo político, económico y social, en la realidad y en lo que se vive día a día para presentar verdaderas propuestas de leyes y normas que regularicen de una vez por todas la situación legal de aquellos que poseen una orientación sexual diversa.

domingo, 18 de enero de 2009

Los 12 mejores dibujos (2008-2009)

A continuación, una muestra de los que considero los mejores dibujos que he hecho durante el 2008 y lo que va del 2009. Gracias a todos los que me han apoyado en esto y me han guiado para cada día ser mejor dibujante.

Aunque a todas mis obras (dibujos, oleos y acrílicos) le tengo un gran cariño y cada una tiene un gran significado para mi, siempre hay algunas de las que no me puedo separar y que siempre necesito llevar conmigo (en mis pensamientos y en mis sentimientos).

Sin más que decirles, aquí están, en orden cronológico, los mejores 12...









"The Man and the Ring"
- 31 de agosto de 2008 -














"Without Shirt"
- 7 de septiembre
de 2008 -













"Witness"
- 17 de septiembre de 2008 -















"Shadow back"
- 29 de septiembre de 2008 -


















"Quietly"
- 14 de octubre de 2008 -













"Front light"
- 23 de octubre de 2008 -



















"Unidas por él"
- 27 de octubre de 2008 -



















"Feel in the chest"
- 16 de noviembre de 2008-




















"DR: Body greek"
- 29 de noviembre de 2008 -


















"Lazo de Vida"
- 1 de diciembre de 2008 -





















"Model"
- 7 de enero de 2009 -

















"Portrait of an Angel"
- 17 de enero de 2009 -
Para cerrar esta selección con mi última obra.




Espero les haya gustado esta recopilación.

Un abrazo...

______

Erasmo Prado Rosas

______


miércoles, 14 de enero de 2009

Derechos Sexuales: la investigación con piedras en el camino.

Al iniciar una investigación nos encontramos con múltiples inconvenientes y obstáculos que nos impedirán accesar a la información a la que queremos llegar, mucho más cuando se trata de temas como el que estoy investigando: Derechos Sexuales (Orientación y Diversidad Sexual).

Con el pasar de los días me he dado cuenta que existe muy poco interés en la comunidad sobre estos temas, aunque recientemente una compañía encuestadora haya publicado sus resultados que plantean que el 30.7% de los panameños opinan que una legislación sobre salud sexual y reproductiva promueve una actitud de tolerancia ante las diferentes orientaciones sexuales. La realidad sigue siendo tal vez la misma: no se practica esta tolerancia, ni mucho menos la aceptación. No sé cuales son los resultados más recientes sobre estas encuestas, y quizás las preguntas sobre derechos sexuales han desaparecido de las encuestas para dar cabida a la contienda política (como si el reconocimiento de nuestros derechos fuera algo sin importancia).

Hoy fui a dos oficinas ubicadas en una institución pública, la primera se dedica exclusivamente a temas sobre salud sexual y reproductiva; la segunda, es la oficina donde queda la representación en Panamá de un organismo Internacional. En la primera me dijeron que la persona con quién debía conversar no estaba y que ellas no me podían ayudar, aparte de que no tenía información al respecto… qué extraño… Creo que más importante eran las jocosas conversaciones que tenían por teléfono como para darse cuenta que al lado de ellas había una repisa repleta de libros, folletos y boletines. No insistí, les agradecí y me marché, regresaré mañana.

En la segunda oficina (de un organismo internacional dedicado a la salud en América), me informaron que el centro de información estaba cerrado, pero que me iban a ayudar. Enseguida la recepcionista llamó a otra señora, la cual me atendió diciéndome que remitiera a la página de Internet de esa oficina, y que si encontraba algo me lo enviaría por correo electrónico. Al menos me recordaron algo que siempre hago: surfear en Internet… algo es algo, pero no me conformo, también volveré a visitarlos.

Sé que apenas es el inicio de algo que me va a tomar 5 o 6 meses en terminar, pero ya ven que los primeros pasos van siendo un tanto difíciles, más no imposibles de dar. No existe legislación vigente sobre los Derechos Sexuales en Panamá, mucho menos sobre la Orientación y la Diversidad Sexual, lo único que tenemos son los pactos internacionales que nuestro país ha ratificado y que aún así el Estado no ha hecho efectivos por medio de una ley que aplique de manera nacional los principios que estos pactos recogen.

Muchos me han preguntado: “¿Cómo vas a presentar un trabajo de estos temas, si no hay legislación al respecto?" Precisamente eso es lo que me motiva a hacerlo y a investigar, porque creo que casi nadie lo ha hecho, y es tiempo de dejar sentadas las bases necesarias para promover leyes y normas más protectoras de los derechos humanos, presentar investigaciones que demuestren la realidad que se vive en nuestra sociedad sobre las orientaciones sexuales y la diversidad sexual.

Quiero que formen parte de este trabajo, por eso los mantendré al tanto de los pasos que voy dando, y compartiré con ustedes los resultados y las experiencias de esta interesante y apasionada investigación. Hay mucho qué hacer y el tiempo es corto.

lunes, 5 de enero de 2009

¿Cómo exigir nuestros derechos?

Un ‘anónimo’ me comentaba en la entrada “El Derecho a la Orientación Sexual como un Derecho Humano”, que si no exigíamos nuestros derechos nadie más lo haría (cuestión en la que estoy totalmente de acuerdo), y me preguntaba cómo hacer esto. Un claro ejemplo de cómo reclamar y exigir nuestros derechos, en especial el Derecho a la Orientación Sexual, nos lo ha brindado el grupo de 66 países (y que en la lista no está Panamá), que el pasado 18 de diciembre presentaron ante la Asamblea General de las Naciones Unidas la “Primera Declaración sobre Orientación Sexual e Identidad de Género” (hacer clic aquí para leer declaración completa).

Otro ejemplo de esto es que en el marco de la celebración de los 60 años de la Carta de la Organización de los Estados Americanos, la 38ava. Asamblea General de la OEA del 3 de junio de 2008, aprobó por consenso la resolución AG/RES-2435(XXXVIII-O/08): “Derechos Humanos, Orientación Sexual e Identidad de Género” (para ver resolución hacer clic aquí), presentada por la delegación de Brasil, y consensuado por los 34 países de América. Este texto que reconoce la grave situación de violaciones a derechos humanos que enfrentan las personas a causa de su orientación sexual e identidad de género, coloca al Sistema Regional de las Américas, como el segundo después del europeo, en reconocer la importancia de manifestar un claro compromiso político por parte de los Estados miembros y de asumir la realidad de la exposición a violaciones de derechos humanos enfrentada por las personas GLBTTTI (gays, lesbianas, bisexuales, travestis, transexuales, transgénero e intersex).

Como vemos, los avances en los procesos para el reconocimiento de estos derechos se están dando, sin embargo, toma su tiempo en concretarse debido a múltiples factores que ya hemos discutido anteriormente. El hecho de que las palabras “derechos”, “orientación sexual” e “identidad de género”, cada vez estén más cerca, no debe ser motivo para claudicar en esta lucha. Construir una idea positiva de la inclusión de los derechos sexuales en las categorías de los derechos humanos y usar eso como fundamento para una nueva comprensión de la dignidad humana es la nueva tarea que han de enfrentar todos aquellos que trabajan en los diversos campos relacionados a la sexualidad, a los derechos humanos y a la salud (tarea en la que me incluyo).

Para transformar todas estas palabras en una realidad, será necesario construir una verdadera coalición que trabaje en pro de un cambio político y social progresivo, que pueda replantear los derechos y la salud sexual como cuestiones de justicia social. Se necesita encontrar las formas de crear puntos de unión entre los movimientos GLBTTTI de todas las naciones (en este caso de América), de aquellos que trabajan con salud sexual y reproductiva con los que trabajan el tema del VIH/SIDA, entre los que son segregados (para que se hagan escuchar) con los que ya gozan de muchos derechos, un puente entre la comunidad no-heterosexual y aquellos que están del otro lado y que toleran y aceptan la diversidad sexual.

Promover una educación integral en la que se establezca un conjunto claramente definido de principios y conceptos en los que se incluya no solo la igualdad de derechos que debe existir entre los seres humanos sin distinción por razón de su orientación sexual, ni ningún otro tipo de discriminación, sino también en la que se demuestre la capacidad de los individuos de convivir en una sociedad en la que no exista opresión por género, en la que no exista la homofobia, las torturas innecesarias, injusticias, exclusión, violencia sexual, ni mucho menos la pena de muerte por poseer una orientación sexual diversa; eso también es una forma de exigir nuestros derechos.

Los documentos y declaraciones que ya les he mencionado son el resultado del esfuerzo de aquellas personas que están empezando a conformar aquella coalición amplia y solidaria que trabaja y actúa para lograr una estructura conceptual inclusiva, afirmativa, científica y socialmente justa, para ofrecer a todos los hombres y mujeres la oportunidad de vivir en un mundo en el que en un futuro (espero que no sea muy lejano) cada quien pueda convertirse en sujeto de su propia sexualidad y en autor de su propia historia sexual, sin sentir el miedo el temor que hoy es producto de muchos que ven con una molestia particular la existencia de alguien según ellos “diferente”. ¿Podrá nuestro país formar parte de esta coalición? ¿Alguno de ustedes quisiera incluirse y participar en esta tarea?

domingo, 4 de enero de 2009

De otro Diccionario: "Olvidar"

Hace un tiempo escribí en este blog sobre el significado de “enamoramiento” que daba el Diccionario de la Sexualidad. Hablé también sobre la “soledad”, cuyo significado, dije, no había encontrado en las páginas de las enseñanzas de mis progenitores. Es difícil escribir sobre estas cosas, es como tocar el punto más débil en que se puede romper una cuerda y arriesgarse a caer en un abismo o mantenerse aferrado a lo que se cree.

Me he dado cuenta que nos hemos olvidado de algo ¿qué sucede con lo que no se puede sacar de adentro? Cada quien tiene su “fórmula”, su manera de auto-protegerse a lo que eso que se lleva dentro pueda o no hacerle algún daño que quizás, con el pasar del tiempo sea irreparable, y pueda afectar también a otras personas. Respeto las maneras que tiene cada persona para olvidar un recuerdo, mitigar algún dolor o curar alguna herida.

-Pienso en otras cosas, hago algo y me mantengo ocupado para que el tema no regrese a mi mente… conversando o viendo una película- Es la forma en que algunos luchan contra eso que se lleva dentro, es su fórmula. Que una persona pase por la experiencia de haberse enamorado tan intensamente, que luego se le hace muy difícil olvidarse de ese tiempo o de esos sentimientos, o en el más crudo de los casos, ignorar a aquella persona, es lo que lleva a que muchos se “congelen” en el tiempo y no vean lo que está frente a ellos.

Quizás frente a ellos está la respuesta a muchas de sus preguntas, solo que por mantenerse aferrados a ese recuerdo (bueno o malo) les impide dar los pasos, y lo inundan del miedo que poco a poco se lo lleva por los caminos de las incertidumbres. Eso… el no poder volver a enamorarse es la consecuencia de todo ese pensar, de ese vivir en el pasado, de levantarse y hacer nuevos intentos para luego darse cuenta que aún hay pedazos del ayer sueltos por allí. ¿Habría que regresar para a unir esos pedazos y después volver para decir que ya estamos mejor? No hay máquinas del tiempo disponibles para este tipo de acciones (le contestaría al que me hiciera esa pregunta), y los que lo han intentado hacer saben que el camino es muy pedregoso.

No soy un maestro en las artes de la mente, ni mucho menos un adivinador con un bolita mágica que ve todo lo que está pasando y lo que va a suceder. Pero todos sabemos muy bien que no existe una terapia concisa y eficaz para superar todo este proceso de enamorarse, de olvidarse de aquel amor que no es correspondido, de “pasar la página” y seguir escribiendo otras historias, su propia historia. No hay leyes para esto, no hay norma que nos diga cómo tenemos que actuar ni qué tenemos que hacer, la mayoría de las veces el hombre sigue sus instintos, sigue a sus sentimientos y en lo que espera y confía.

Hay muchos factores que influyen en el poder o no poder olvidar aquel amor, aquella persona a la cual el hombre dio más de lo que podía recibir de la otra parte. Las razones de todo eso cada quien lo sabe, y cada quien las maneja y controla de la manera en que más cómodo se sienta (fórmulas). Lo que ese hombre o esa mujer deberían tener muy presentes es que en la vida se nos presentan grandiosas oportunidades, de conocer a gente extraordinaria, gente con buenos sentimientos, capaces de dar algo mucho más que un simple cariño, y que convertirse en más que su pareja.

Sé que pensarán que estoy siendo muy crudo o muy objetivo al decir todas estas cosas, pero como cierta vez lo dije, es necesario hablarlas, y analizar todos estos extraños cambios y procesos por los que pasa y vive el ser humano, por eso es que independientemente de todo, el hombre seguirá siendo el animal más complejo, constituyéndose así el “amor” en uno de los temas más discutidos de todos los tiempos.

¿Hasta dónde es capaz de llegar el hombre por el amor de una persona? ¿Qué es lo que nos hace reaccionar durante el camino? ¿Es un error entregarse por completo a lo que se siente? ¿Es la distancia o el olvido la respuesta a todo el asunto del amor? ¿Tienen ustedes más preguntas que hacerse sobre el amor? ¿O es que pasaremos e ignoraremos algo tan sublime como esto?

Creo que coinciden conmigo en que todos estos temas son muy complicados, y que encontrar o construir respuestas a estas y otras preguntas resulta mucho más complicado aún, pero es necesario cuestionarnos a nosotros mismos, y las respuestas ponerlas en práctica siempre y cuando sean para nuestro bien y el de los demás. Quizás lo más importante no es olvidar, sino recordar lo suficiente como para poder seguir adelante y dar nuevos pasos en nuestras vidas... Creo que debo cambiar el título de esta entrada, lo dejo a consideración de ustedes...

viernes, 2 de enero de 2009

El Derecho a la Orientación Sexual como un Derecho Humano

En la controversial y muy comentada mesa de discusión de nuestros “respetables” diputados estuvo el Proyecto de Ley 442, muy conocido por todos debido al giro que le da a los temas sexuales y de salud reproductiva en nuestro país. Sin embargo, parece que estos temas aún siguen siendo 'muy avanzados' para nuestra cultura, incluso para el panameño común. Me tomo un tiempo para sustentar lo que argumento e informar algunas cosas que están sucediendo.

La lucha por el reconocimiento de los Derechos Sexuales y Reproductivos, en los cuales encontramos incluido el Derecho a la Orientación Sexual, se ha abierto paso en la legislación internacional como el resultado de un largo camino recorrido por innumerables organizaciones que se han volcado por alcanzar, muchas veces de manera silenciosa pero consecuente, a lo que se le ha llamado la “gran reivindicación del Siglo XXI”.

Día tras día los medios de comunicación presentan el escenario en que se desarrolla la polémica muchas veces propiciada por las corrientes de grupos fundamentalistas y conservadores de las naciones por cerrarle paso al reconocimiento social y legal de una de las categorías más importantes de los derechos humanos, dando pie a la inequidad, la injusticia, la intolerancia y el desvanecimiento de una sociedad democrática. Sin embargo, me alejaré del aspecto ideológico, lo cual no da excusa para quitarle importancia.

La vigencia plena de los Derechos Humanos en las naciones del mundo depende de la aplicación positiva de los mismos, esto quiere decir, reconocerlos y reafirmarlos dentro de sus Constituciones Políticas y su normativa especializada. La situación legal de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales (GLBT) varía mucho de país en país, pero en ningún lugar del mundo disfrutan de los mismos derechos que los heterosexuales. Es necesario observar esta separación de derechos para entender un poco más la situación de las personas GLBT.

A pesar de que Panamá ha ratificado las Declaraciones de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas y ha mantenido un activa participación en las diferentes convenciones que tratan sobre estos temas a nivel mundial, la situación es otra, ya que no existe una ley que reconozca de manera expresa y acorde a la actualidad el Derecho a la Diversidad Sexual y el Derecho a la Orientación Sexual de todas las personas. No se habla de leyes comunes y corrientes; se está hablando de un tema que desde hace muchos años ha sido regulado “moralmente” a partir de mitos y tabúes, ignorancia, desconocimiento científico y creencias que se escapan de toda realidad.

Pareciera que para las personas GLBT por motivos de “discriminación” no pudiesen ejercer plenamente sus derechos como seres humanos debido a que no hay una ley que expresamente así lo establezca. Fundamentarse en que es un grupo minoritario no da razones para excluir, menoscabar, restringir u obstaculizar su desarrollo como personas, esto sería un claro irrespeto a la autodeterminación de cada individuo en su sexualidad y en sus decisiones, y por ende va en contra del derecho que tienen hombres y mujeres a tener control sobre su sexualidad, incluida su salud sexual.

Varios de los órganos de Derechos Humanos que componen las Naciones Unidas se han proclamado sobre la aplicación y la violación de estos derechos. Solo por mencionar una de las declaraciones más relevantes, Amnistía Internacional ha dicho “La sexualidad no puede seguir tratándose como una cuestión tabú y marginal de la ONU. La orientación sexual y la identidad de género son elementos fundamentales de nuestra condición humana. El derecho a determinar y expresar libremente estas cuestiones sin temor ni coacción es, por lo tanto, un derecho humano en el más amplio sentido de la palabra”

Es extensa la lista de documentos, declaraciones, órganos y convenciones que han trabajado y trabajan en el contexto de la protección internacional y regional de los derechos humanos, específicamente del Derecho a la Orientación Sexual. Eliminar por completo leyes que contengan artículos sobre la discriminación por orientación sexual es una tarea ardua, más no imposible ni inalcanzable. La creación de mecanismos que protejan de manera integral el ejercicio pleno de esta clase de derechos representa la reafirmación del principio de igualdad en dignidad y derechos que debe existir en los seres humanos, sin ningún tipo de distinción.

Frente a este panorama, queda la lucha por las reivindicaciones que necesitamos, para lograr la eliminación de la discriminación, exclusión, abusos y violencia de la que día a día somos objeto. La tarea es compleja, pero necesaria. Se trata de un tema esencial en el cual convergen infinidad de opiniones, en las que muchas veces se deja de lado el significado real de SER HUMANO.
¿Podrá la sociedad reconocer nuestros derechos como seres humanos? ¿Qué le preocupa más al Estado, sus ciudadanos, la salud de su gente, o los intereses personalísimos de quienes controlan el mundo? ¿A quién debemos educar primero, a los que en un momento nos suplantarán, o a los que van más allá de nuestra existencia? ¿Seremos capaces de tomar el ejemplo de países como Brasil y Canadá en su lucha por la protección de los derechos humanos? ¿O es que no queremos avanzar y quedarnos encerrados en una burbuja de ideologías pre-fabricadas y desfasadas? Se abre el debate entonces…