visitantes

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)
Foto: Erasmo Prado R.

jueves, 9 de abril de 2009

Cuando los magnetos hablan

Esta carta apareció justo al lado de mi cama una de estas mañana (no me crean lo que acabo de decir). Comparto con ustedes esta "carta"...

_________________

"Nos fabricaron con un fin en este mundo, pero embellecer algo puede costar mucho y lleva tiempo, nosotros lo sabemos. No somos muchos, pero cada vez que alguien nos observa nos mueve de un lugar para otro, nos deslizan suavemente hasta lograr la imagen que quieren ver o las posiciones que desean que formemos.

Estamos pegados al destino de las manos de cualquier persona, y cualquier persona nos puede deshacer de este mundo. Pero hay alguien que cada vez que nos vivista nos regala una sonrisa, nos inspira a no quedarnos inmóviles, nos mueve de aquí para allá, y como con sus trazos exquisitos, nos dibuja en líneas, círculos, estrellas, y otras formas que sólo su mente puede conocer.

La última vez nos dejó uno tras otro, en una fila dirigida diagonalmente hacia arriba siguiendo no se qué. Uno de nosotros se había caído, su corazón imantado de hazañas estaba desaparecido y su cuerpo lo buscaba incesantemente. Hasta que llegó ese alguien que lo unió, volviéndolo a nuestro grupo, y nuevamente con su mágica sonrisa nos dio vida y aliento… si tan solo nos visitara más seguido nuestra presencia en este lugar quizás fuera más llamativa, más importante.

Cada vez que nos da la espalda para retirarse una corriente muy fría de aire traspasa nuestros cuerpos, y otra vez quietos, paralizados, quedamos esperando su retorno. No sabemos por qué se va y vuelve, por qué nos mueve, por qué nos sonríe, porqué practica sus trazos en nuestra tierra, ni por qué cuando nos ve hipnotiza nuestros movimientos y envuelve con su alma lo poco que va quedando de nosotros.

Sabemos que cuando nos ves le recuerdas, quizás has pasado lo mismo que nosotros. A lo mejor te ha inmovilizado, ha enamorado tus sentidos y hasta ha conquistando tu corazón, te ha regalado su sonrisa infinidades de veces y en sus brazos te ha protegido de los males de este mundo. Te ha dicho “te quiero”, pero a nosotros solo un “los dejo”. Y sus manos, las mismas que nosotros hemos sentido, se han unido tan fuertemente a las tuyas como para no dejarle ir nunca. Hemos visto como se va y regresa días después.

Nadie nos toca, nisiquiera las pequeñas criaturas; nadie nos mueve como ese alguien, ese alguien que también se ha robado tus sentimientos y pensamientos, apoderándose de todo tu ser. A diferencia de nosotros, que nos quedamos inmóviles hasta su regreso, tú puedes verle cuando quieras, solo cierras los ojos y está frente a ti. Si quieres magnetiza tus sentimientos, pero camina, jamás te quedes pegado a esta tierra, y esperamos que alcances y tengas en tus manos y dentro de ti el corazón de ese alguien que nos visita cuando la sed o el hambre llama."

Con mucho cariño,
- Los magnetos de tu nevera.


Pd. Señores lectores, aún seguimos en la misma posición que ven en la foto.