visitantes

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)
Foto: Erasmo Prado R.

martes, 26 de abril de 2011

Los nuevos retos de la comunidad GLBTI panameña

En un país que se ve sumergido en constantes escándalos de corrupción, con altos índices de violencia, en que los precios de la canasta básica y los artículos de primera necesidad cada vez son más altos, donde las constantes quejas del pueblo van dirigidas principalmente a aquel que hace dos años prometió mejores días para los panameños, en un país en que las violaciones a los derechos humanos y a la libertad de expresión parecen cosa de todos los días... En un país como este, es hora que quienes forman parte o se consideran miembros de "grupos minoritarios" encaucen el rumbo de sus luchas hacia un camino que conjugue la realidad social de esta tierra con la historia que los ha caracterizado en su andar por alcanzar la igualdad en sus derechos, la justicia y el respeto.

No puedo dejar de pensar todos los días en los esfuerzos en que algunas ocasiones los grupos de la sociedad civil se fijan cuando presentan sus denuncias y en la mayoría de las veces estas son archivadas en el anaquel del olvido de las autoridades públicas y de gobierno. Algo muy triste, que deja ver la actual situación de un sistema "democrático" que no responde al pueblo, sino a intereses singulares que tienen nombre y apellido. Esta es la situación que debe observar y analizar muy bien la Comunidad GLBTI (Gay, lesbiana, bisexual, transexual, intersexual), para no sufrir también los embates de un gobierno que ha demostrado parcialidad en el manejo de la justicia, para estar preparados ante los momentos de bochorno, discriminación, arbitrariedades y abusos que esta comunidad ha vivido.

No se trata de dejar a un lado todo lo logrado hasta la fecha, sino de procurar no dejar pasar temas importantes de nuestro país que también le atañen a la Comunidad como ciudadanos panameños y panameñas que son. Es cierto que existen aspectos internos que hay que 'conversar', como por ejemplo: la autodiscriminación, la redifinición de la propia identidad, la autoaceptación, sus complejidades, incluso la propia homofobia endógena; aspectos que, no siendo errores, y poniéndolos sobre el tapete de nuestra sociedad, nos podemos percatar que muchas veces tienden hacia lo destructivo, y no hacia lo constructivo. Sería entonces decir que es tiempo de "actualizar" las luchas reivindicatorias y entrelazarlas con las solicitudes de mejores días de todo un país, atendiendo, por supuesto, a que la realidad existente es que aún persiste la homofobia y todas sus consecuencias.

Las alianzas estratégicas que en un pasado significaron la revolución de personas que eran perseguidas y marginadas, hay que re-estructurarlas y adecuarlas, alejadas obviamente de aquellos personajes que solo ostentan el poder tras el poder. No basta con marchar por las avenidas en demostración de lo que seguirán pidiéndole al mundo, ni tampoco con plasmar en papel líneas que crean sujetos activos de delitos que pretendan o cometan actos en contra de la Comunidad GLBTI. Afuera se exige la representación de la Comunidad, sea cual sea, en contextos y escenarios sociales, económicos, culturales y políticos, una activación del engranaje que los haría moverse hacia el futuro como determinantes del crecimiento de un país y como reflejo de su madurez y desarrollo interno.

Un movimiento como este, sería capaz de sentarse a discutir, a vivas voces y con muchos más fundamentos, las exigencias del reconocimiento social, ético y jurídico de sus derechos en esta tierra istmeña. Solo con esto, se llegaría a concretar uno de los mayores retos que se le ha presentado a esta Comunidad. Solicitar a las actuales autoridades la erradicación de la impunidad de actos discriminatorios contra personas de una orientación sexual "diferente a la normal", caminar por las calles con una nueva cara de optimismo y equilibrio natural interno al autoaceptarse y autoreconocerse como tales y no como los arquetipos y estereotipos impuestos por la sociedad, lograr con verdaderos enlaces la fortaleza de una Comunidad tan grande que forma parte de la hegemonía del país, velar por la insitución de políticas educativas en todos los ámbitos que incluyan la aceptación, la tolerancia y el respeto hacia las personas GLBTI.

Si ayer se tuvo que cruzar por las sinuosidades de los que en ese entonces veían a la Comunidad como un mal y una enfermedad, y hoy los sistemas de gobiernos y las políticas públicas están cambiando el panorama mundial, en un mañana muy cercano se debe obtener un espacio en el que todas las personas GLBTI sean verdaderamente escuchadas, tomadas en cuenta, respetadas y reconocidas como "seres humanos". Estos son solo algunos de los retos más importantes que actualmente confronta esta Comunidad. Una comunidad que responde al consumismo, al narcisismo, a lo superfluo y vano, siempre va a estar encerrada en su propio 'closet', y nunca podrá a exigir de la sociedad algo que no puede ofrecer: la restitución de sus propios valores, definir quiénes son hoy y qué quieren ser mañana.

lunes, 25 de abril de 2011

"Del cuerpo que baila" - En el Día del Escritor panameño

El 25 de abril se celebra en Panamá el "Día del Escritor", establecido según la Ley No. 14 del 7 de febrero de 2001. Día también del natalicio del maestro y gran poeta panameño, Rogelio Sinán (1902-1994), magnífico representante de la poesía Istmeña en el mundo. Es por esta razón, que quiero celebrar este día presentándoles mi último poema, que espero disfruten, para que celebren junto a mi este importante día.


"Del cuerpo que baila"

Recrudece todos tus sentidos,
en las entrañas de lo extraño,
y devora lo que has soñado,
en lo profundo del sigilo,
del camino que has abandonado
y las estrellas que han brillado
en los bailes del pequeño niño.

Extiende los brazos a tu sombra,
y te verás caer sin tí,
y las olas te llamarán al fin,
gente, pueblo, ojos que lloran,
y todos hablarán del venir,
cuando corras por allí
por ese dorado que imploras.

Te sacudirás de la sangre la tierra,
alegría, saltos y gritos,
serán protagonistas del hito,
violín, arpa, tambor y faena
unirán lo que el cuerpo quiso,
la debil costura del hilo
esmerado en ver nacer la senda.

Con el fondo de tus sienes
crearás a tu imagen,
hileras de pociones, gigantes,
líquidos de vida e imaginables,
deseos que aturden, invaden
al sur de los seres, que hablen
y digan que estas son verdades.

Ahora danza con el sol borracho,
que se va la luz, el día,
las casas, la muchedumbre, las iras,
imprégnate con este mayo,
que tus piernas ahora son risas
y tus brazos son lo que querías:
un inmenso mar en el ocaso.

lunes, 18 de abril de 2011

El baile que olvidarás

Sé que la mayoría de ustedes, o al menos una gran parte, han pasado por esta experiencia. Espero que disfruten de "El baile que olvidarás", no para que sus ojos retornen sus vidas a alguna noche de lúces y sonidos silenciados por escenas espantosas, sino para hacerlos más fuertes que los escudos que quizás ya nos hayamos construido producto de esas escenas... Sin embargo, podría ser hasta una advertencia... ¿Qué opinan ustedes?
__________________

Desde el altillo de mis ojos te pude ver,
cuando bailabas al compás de otros pasos,
cuando susurrabas a su oído un pasado,
la tintura de un alma que quizás ya no es,
el deseo de un extraño de estar en tus brazos,
y mirabas hacia mí, a mi cielo, a mi ocaso,
y seguías bailando... sigue, que me vas a perder.

Cambié mi dirección y mi rumbo al silencio,
a la mitad de la vida que frente a mi pasaba,
a los sueños que nunca serán, que olvidabas,
que mientras más bailabas más se iban yendo
a la oscuridad de los callejones de tus palabras,
y me quise dormir, me quise ir, pero me invitabas,
con coraje me llamabas a vivir en tu recuerdo.

No tengo valor para ver cómo te vas de mi,
y tu no tienes máscara para cubrir tus ganas
de marcharte y no mirarme tras las batallas,
esas que con lágrimas tantas veces caí por tí,
ahora me abandonas a los destinos del alba,
a esos que conquistamos una mañana,
y que hoy no encuentro, no veo en mi vivir.

Déjame dormir del lado en que tu no estás,
en el espacio que no ocupas en ese rincón,
en estas líneas que escribo sin sensación,
y déjame bailar con tus sombras, y me verás,
me verás llorando al cantarte esta canción,
pidiendo una vez más de tus labios el sabor,
el de nuestras noches que pronto olvidarás.

Sigue bailando, que no te detendré, amor mío,
que me enamoran tus movimientos ajenos,
esos que brillan bajo la luz de un distante lucero,
vamos, que se termina el tiempo y mi camino,
que me quedo en penumbras aún siendo sincero,
que se acaba mi reloj, mi vida, mis manos, mi tiempo,
se desaparecen por completo mis sentidos.

Me vas a perder, y vas a querer detenerme al final,
y será en vano, ya mis pasos no irán con los tuyos,
ahora siento falso el aire, será como el necio orgullo.
un loco despertar de un día que no voy a olvidar,
seré tu maestro en las artes del corazón desnudo,
y entonces querrás bailar al compás de mi mundo,
envidiarás mis movimientos, y me vas a extrañar.

- Autor: Erasmo Prado Rosas.

martes, 5 de abril de 2011

Lesbianas sometidas a "violaciones correctivas" en Sudáfrica

Thembi (nombre cambiado por seguridad), fue sacada de un taxi junto a su casa, golpeada y violada por un hombre que decía orgullosamente que él la estaba ¨curando¨ de su lesbianismo.

Sudáfrica, conocida como la "Nación del Arco Iris", ha levantado admiración mundial por sus esfuerzos en la lucha contra la discriminación tras el periodo del 'apartheid'. Fue el primer país cuya constitución estableció la protección de todos los ciudadanos contra la discriminación por motivos de orientación sexual. Pero diversas organizaciones locales están reportando múltiples casos de "violaciones correctivas" cada semana y la impunidad predomina.

La práctica de la 'violación correctiva' se basa en la idea escandalosa y totalmente falsa de que una mujer lesbiana puede 'convertirse en heterosexual' si es violada. Este atroz crimen ni siquiera es considerado como un "crimen de odio" en Sudáfrica. Las víctimas son a menudo mujeres negras, lesbianas, y marginadas. Ni siquiera la brutal violación en grupo y el asesinato en el año 2008 de Eudy Simelanede, la heroína nacional y antigua estrella de la selección sudafricana de fútbol femenino, logró darle un vuelco al problema. La semana pasada, el propio Ministro Radebe insistió en que el motivo es irrelevante cuando se trata de crímenes como la 'violación correctiva'.

Sudáfrica se ha convertido en una capital mundial de la violación. Una niña sudafricana que nazca hoy tiene más probabilidades de ser violada que de aprender a leer. Es algo impensable, pero una cuarta parte de las niñas sudafricanas son violadas antes de cumplir los 16 años. Son muchas las raíces del problema: la percepción de la existencia de unos 'derechos' masculinos (el 62 por ciento de los chicos mayores de 11 años creen que forzar a alguien sexualmente no constituye un acto de violencia), el empobrecimiento, los asentamientos superpoblados, el número de hombres desempleados y excluidos, y la aceptación por parte de la comunidad. Y, en los pocos casos en los que las agresiones se denuncian ante las autoridades, se encuentran con una respuesta policial lamentable y unas decisiones judiciales excesivamente permisivas.

Nota tomada de: http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=93212