visitantes

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)
Foto: Erasmo Prado R.

miércoles, 14 de enero de 2009

Derechos Sexuales: la investigación con piedras en el camino.

Al iniciar una investigación nos encontramos con múltiples inconvenientes y obstáculos que nos impedirán accesar a la información a la que queremos llegar, mucho más cuando se trata de temas como el que estoy investigando: Derechos Sexuales (Orientación y Diversidad Sexual).

Con el pasar de los días me he dado cuenta que existe muy poco interés en la comunidad sobre estos temas, aunque recientemente una compañía encuestadora haya publicado sus resultados que plantean que el 30.7% de los panameños opinan que una legislación sobre salud sexual y reproductiva promueve una actitud de tolerancia ante las diferentes orientaciones sexuales. La realidad sigue siendo tal vez la misma: no se practica esta tolerancia, ni mucho menos la aceptación. No sé cuales son los resultados más recientes sobre estas encuestas, y quizás las preguntas sobre derechos sexuales han desaparecido de las encuestas para dar cabida a la contienda política (como si el reconocimiento de nuestros derechos fuera algo sin importancia).

Hoy fui a dos oficinas ubicadas en una institución pública, la primera se dedica exclusivamente a temas sobre salud sexual y reproductiva; la segunda, es la oficina donde queda la representación en Panamá de un organismo Internacional. En la primera me dijeron que la persona con quién debía conversar no estaba y que ellas no me podían ayudar, aparte de que no tenía información al respecto… qué extraño… Creo que más importante eran las jocosas conversaciones que tenían por teléfono como para darse cuenta que al lado de ellas había una repisa repleta de libros, folletos y boletines. No insistí, les agradecí y me marché, regresaré mañana.

En la segunda oficina (de un organismo internacional dedicado a la salud en América), me informaron que el centro de información estaba cerrado, pero que me iban a ayudar. Enseguida la recepcionista llamó a otra señora, la cual me atendió diciéndome que remitiera a la página de Internet de esa oficina, y que si encontraba algo me lo enviaría por correo electrónico. Al menos me recordaron algo que siempre hago: surfear en Internet… algo es algo, pero no me conformo, también volveré a visitarlos.

Sé que apenas es el inicio de algo que me va a tomar 5 o 6 meses en terminar, pero ya ven que los primeros pasos van siendo un tanto difíciles, más no imposibles de dar. No existe legislación vigente sobre los Derechos Sexuales en Panamá, mucho menos sobre la Orientación y la Diversidad Sexual, lo único que tenemos son los pactos internacionales que nuestro país ha ratificado y que aún así el Estado no ha hecho efectivos por medio de una ley que aplique de manera nacional los principios que estos pactos recogen.

Muchos me han preguntado: “¿Cómo vas a presentar un trabajo de estos temas, si no hay legislación al respecto?" Precisamente eso es lo que me motiva a hacerlo y a investigar, porque creo que casi nadie lo ha hecho, y es tiempo de dejar sentadas las bases necesarias para promover leyes y normas más protectoras de los derechos humanos, presentar investigaciones que demuestren la realidad que se vive en nuestra sociedad sobre las orientaciones sexuales y la diversidad sexual.

Quiero que formen parte de este trabajo, por eso los mantendré al tanto de los pasos que voy dando, y compartiré con ustedes los resultados y las experiencias de esta interesante y apasionada investigación. Hay mucho qué hacer y el tiempo es corto.