Tiempo de reflexión

Se acercan fechas de mucha reflexión, aunque soy de los que opinan que no hay que esperar esas fechas para reflexionar y meditar. Son tiempos para compartir con la familia, para estar a lado de esa persona a quien quieres. Son tiempos para olvidar el rencor y no sentir odio (el odio no debería existir). 

Son tiempos para replantear nuestros caminos hacia nuestras metas, para definir hacia dónde queremos ir y qué queremos alcanzar. La vida es solo una y hay que vivirla intensamente con todo lo que ella nos regala, ya sean cosas malas, buenas, bonitas o feas. 

Son tiempos para seguir adelante y mirar hacia atrás solamente para guardar los buenos recuerdos y las lecciones aprendidas.  Son tiempos para agradecer por todo, absolutamente todo, porque aunque no querramos todo tiene un valor, tiene una importancia en nuestras vidas. Perdona a los que alguna vez te han hecho mal, o los que ciegamente con sus actitudes se han dejado llevar por cosas que no tienen sentido. Perdona.

Agradece siempre, agradece. Reflexionemos y vivamos intensamente, sin miedos, sin ataduras. Derribando esos muros que nosotros mismos creamos y levantándonos siempre después de alguna caída.  Nadie dijo que vivir sería fácil. Nadie dijo que las cosas nos caerían del cielo, o que nos las regalarían sin más objeciones o condiciones. 

Por eso hay que reflexionar y vivir, vivir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las conductas discriminatorias (1)

Narcisismo: su historia y significado

La naturaleza del artista