visitantes

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)
Foto: Erasmo Prado R.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Ante las tragedias... la música.

No, no me refiero a que una fiesta se convirtió en tragedia, o que una tragedia en una fiesta interminable. A lo que me refiero es que mientras unos celebran y esperan sentados en su casa por la culminación de un programa de TV que desde hace 5 años se ha venido lucrando a punta del bolsillo de los panameños, otros lloran desconsolados la trágica muerte de más de una docena de personas por culpa de los malos conductores a los que las autoridades no logran sacar de circulación.

Es cierto que al talento panameño hay que motivarlo e incentivarlo, para demostrar al mundo entero que Panamá es cuna de muchos excelentes artistas (en todos los géneros), y que de alguna forma u otra el gobierno también debe influir directamente para que estas personas talentosas puedan seguir las carreras que los llevarán al éxito. Sin embargo, ante las adversidades, problemas y tragedias de un pueblo, no podemos pasar por inadvertidos ni mucho menos actuar como ignorantes o ciegos de la realidad que vivimos.

Les confieso que en parte me produce inconformidad decir esto, pero se nota que los panameños son rumberos, que paralizan un país entero por un concurso de cantantes (que no hay que desmeritar el talento de las dos finalistas), pero cuando ocurren tragedias cada quien está por su lado y no les importa lo que sucede en las calles, sin tomar en cuenta que alguna de las víctimas pudo haber sido algún conocido, amigo o familiar...

Los medios de comunicación juegan un papel muy importante en todo esto. Depende de ellos mantener el balance en comunicar e informar a la población las realidades de nuestra sociedad, tanto las cosas buenas como las malas, tanto lo bonito como lo feo. Es bueno que brinden oportunidades a nuevos talentos para que se dén a conocer, pero sería mucho mejor que prestaran más atención a los acontecimientos que golpéan a una de las regiones más débiles de nuestro país: el interior, el campesino, la gente humilde y trabajadora.

¿Podemos seguir esperando los cambios del gobierno? ¿Dónde está la verdadera identidad del panameño? ¿Somos conscientes de nuestras realidades? ¿Cuál es nuestra imagen y proyección internacional frente a los acontecimientos qué más nos afectan en nuestro territorio?

Ya es hora que el "gobierno del cambio" tome acciones mucho más fuertes ante los conductores irresponsables que están tras el volante causando luto y dolor en la familia panameña. De nada vale hablar de cambios si no los generas y los haces realidad. Si, hay que vivir la música, pero sin muertos... quizás sea algo utópico, pero se puede alcanzar.


2 comentarios:

Castlemaker dijo...

bueno amigo, los pueblos tienen los gobiernos que se merecen, dicen por ahi. Estas en lo cierto, ya a las televisoras no les importa mas que lucrar, me parece un comportamiento patético, pero la gente de este pais cada vez se vuelve menos culta y mas robot.

Erasmo Prado Rosas dijo...

Castlemaker:

La frase con la que comienzas tu comentario en ocasiones me causa tristeza. Ojalá y que las televisoras no se estén excusando en lo de la libertad de expresión también para lucrarse. Libertad de expresión no es solo para los periodistas, es para todos. Con lo de 'robot', ya te digo... el ser humano es la máquina más perfectamente imperfecta, así que espero y no lleguemos a ser 'robots'.

Saludos.