Humanos vs. Objetos

Considero que es normal que el ser humano haga analogías, principalmente con objetos que nos ayudan a vivir un poco mejor, como los autos por ejemplo. A fin de cuentas somos nosotros mismos los que los creamos, quién más que nosotros para cuestionar y analizar su funcionamiento, mejorarle el 'diseño',
intentar hacerlos más 'perfectos', más 'funcionales', con períodos de vida más largos, en donde la 'depreciación' no sea tan marcada como para que baje tanto su precio de reventa.

El autor de un blog (el cual leo constantemente), ya hace un tiempo inicia uno de sus escritos con lo siguiente, refiriéndose a una feria de venta de autos:

"un evento al que muchas personas asisten para apreciar la belleza en diseño y rendimiento de los modelos que hay en el mercado, para conseguir uno por primera vez, o bien cambiar el que ya tienen por un modelo más reciente y con mejores características.”

Comparto con ustedes mi opinión sobre lo que este autor escribe, principalmente por el tema de las “analogías” y la relación con las parejas que hace al final de su escrito, opinión que me permito y me tomo el atrevimiento de continuar.

“Apreciar la belleza en diseño y rendimiento de los modelos del mercado”: es buscar el más adecuado a nuestra vida, a nuestras exigencias o ‘requisitos’, es ver cómo es por fuera, pero más importante lo que lleva dentro (en el auto por su máquina y su consumo de combustible, en el caso de las persona sería su forma de ser, de actuar, personalidad, madurez y capacidad).

“Conseguir uno por primera vez”: quizás sea el primero que en verdad llegue a conquistarnos o que conquistemos, más no el primero en nuestras vidas, por el que daremos y haremos muchas cosas, por el que sentiremos algo más que un simple cariño.

“Cambiar el que ya tienen por un modelo más reciente y con mejores características”: Un nuevo complemento, algo ‘nuevo’, que a lo mejor tendrá mejores o diferentes cualidades que el anterior, con el que quizás podamos manejar (o andar) por caminos muchos más seguros.

Muchas veces un “largo kilometraje” no deprecia o devalúa a un carro, o en este caso a una persona, quizás un largo kilometraje, sin importar la edad de la persona o el año del carro, signifique que es alguien que ha vivido y pasado por muchas cosas que le han permitido llegar hasta donde ha llegado, demostrando ser fuerte ante los problemas y ante muchos obstáculos.

Soy de los que opinan que una persona se deprecia al subestimarse demasiado, y la ayudamos en eso según cómo la tratemos, cómo estemos con él o con ella. Debemos mirar hacia atrás no para depreciar, sino para recordar las cosas buenas de esa persona, los momentos compartidos y, como dice el autor: “recordar lo especial que fue aquella persona en su vida…” Y que cuando nos la encontremos en el camino no la recordemos como un auto que se ha depreciado, sino como alguien que ha adquirido mucho más valor del que ya tenía cuando le conocimos.


Esta es solamente una de las tantas analogías de la vida. Las personas observan y ven las cosas y las situaciones desde puntos de vista diferentes… ¿Cómo lo ven ustedes?


Saludos.



Comentarios

Lully ha dicho que…
Una analogia lógica desde el punto de vista que lo enfocas y loable que hayas hecho ese énfasis en el valor de las personas cuando han estado con nosotros, se fortalecen o como dices tú no se devaluán. Yo creo que eso es lo que nos hace grandes, aprender todos de todos y por supuesto de una relación sentimental con alguien que en determinada época de nuestra vida significó todo.


Hablando de los vehículos, me deja un sinsabor pensar en que con la gasolna que se requiere para que funcionen, se sigue atentando contra la madre naturaleza.

Un abrazo from Colombia!
Erasmo Prado Rosas ha dicho que…
Hola Lully... Me alegra recibir comentarios desde mi vecina Colombia. Sobre esta nota, es muy cierto lo que dices, pero no solamente es aprender, sino darnos cuenta que lo que estamos aprendiendo lo vamos a aplicar a nuestra propia vida siempre y cuando sea para nuestro bien y del de las personas que nos rodean. Algunas piensan que los sentimientos nos hacen débiles, pero soy de los que opinan que los sentimientos son las armas más poderosas a la hora de decidir compartir o no nuestra vida con una persona...

Sobre la gasolina, pues... parece increible que un líquido importante para el desarrollo "normal" de las ciudades del mundo ya esté practicamente al mismo nivel de importancia que la escasez de agua o de alimentos. Son problemas muy serios.

Muchos saludos Lully. Un abrazo desde Panamá, y nuevamente gracias por escribir.
Casiano ha dicho que…
Analogías, son un sin numeros de relaciones que a mediado siempre llevamos en nuestras vidas. Pasa el tiempo, algunas simplemente se deprecian de tal manera, que simplemente dejan de ser importantes. Sin embargo, hay otras que sin impotar los siglos que pasen adquieren más valor que cualquier otra cosa. Al igual que por otro lado, existen algunas que ya sienten haber pedido valor por completo, y no es sino cuando, lo adquieren.

Estimado Señor, permitame externderle mis más sinceros deseos de éxitos para usted y nada más.

Entradas populares de este blog

Las conductas discriminatorias (1)

Narcisismo: su historia y significado

Las conductas discriminatorias (2)