visitantes

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)
Foto: Erasmo Prado R.

jueves, 10 de septiembre de 2009

No fue un "entretiempo"

La brújula de mi camino me ha llevado por tantas direcciones que en muchas ocasiones he tenido que dejarla a un lado para que no sea ella la que tome las decisiones… este camino es mío, no de ella. Después de la última exposición he tratado de seguir dándole pinceladas a mi vida y de dibujar alguna que otra sombra, como para no decir que las luces que me han alumbrado no han cumplido su misión. No delatar en letras lo que los días son testigos es algo casi imposible de hacer, siempre algo de nosotros queda plasmado, queda impreso en aquellas ganas de ser más que un simple ser.

Resumir en unos cuántos párrafos lo que el tiempo nos va enseñando sería algo inútil, es mejor contar la vida a medida que vamos viviendo, sin atrasarnos mucho ni adelantarnos tanto, tener la medida justa y necesaria para estar allí, de pie y mirando al frente, dándole a nuestros ojos la oportunidad de ver aquello que muchos no ven o que simplemente no quieren ver.

Les confieso… escuchar a lo lejos un timbre a punto de reventar, viajar en “diablo rojo”, tomar un poco del elixir mañanero, que la soledad te tome de las manos y la sueltes cuando te molesta tanto, leer “documentos radioactivos”, pagar gastos innecesarios de otros con dinero que no es tuyo, ser más loco que las locuras de las últimas tempestades (por no decir tornados), olvidar psicoanalizar a la gente porque Don Freud lo hacía mejor, danzar al compás de nuevos pasos, desprenderse de algunos canvas inmortales, ver cómo el humo del ayer se pierde en el vasto cielo, resolver que una pensión da final a una separación familiar (algo absurdo, porque no resuelve nada), perderse en relatos que sobresaltan en algo más que los pensamientos, soñar con saltar sobre el mar o conocer otra tierra donde no te sientas extranjero, decidir retomar un camino que comenzaste hace dos quinquenios y acariciar su final, celebrar el gol del FC Barcelona con tu otra mitad, adueñarse del aliento de quien te roba la calma (esa mitad) y dejarte llevar por sus encantos e inmortalizarlo mucho más allá de una fecha, respirar, sentir que el viento te levanta, adorar a quienes te han dado la vida y agradecerles sus llamadas incesantes, darme cuenta de que si sigo escribiendo necesitaré otro blog…

Esto es lo que he vivido, y no es un “entretiempo”, es lo mejor que he vivido. Intenté resumir, pero me doy cuenta que falta mucho más por contar, pero es mejor vivirlo, ahora que me dejo seducir por el susurro de una suave caricia en mi corazón y que una voz me hipnotiza los sentidos. No diré más, mejor les hago una carta de recomendación para que se adueñen del tiempo y no sea él el que les gane a ustedes.... Amigos, es hora de vivir, y si aman háganlo con todas sus fuerzas, no se resistan...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente esa forma de expresar la felicidad de una manera tan sencilla y poética la verdad es me da envidia.

Por favor publique esa carta de recomendacion: Amo intensamente pero en secreto a un ser especial que no esta a mi alcance. Solo puedo disfrutar de su presencia pero no llevarlo a esa cumbre de felicidad.

Esa musica de fondo que expresa.

omega

Anónimo dijo...

Excelente y que bueno es ser feliz. Espero algún día llegar a conocer la felicidad sobre todo aprender a quererme y compartirlo con otro.
La música de fondo esta muy buena.

omega

Anónimo dijo...

SIN PALABRAS... Mágico, celestial, sublime, toca fondo y no forma, abraza pero no aprieta, seduce pero no embriaga...

Quien pudiera escribir así amigo mío. Fascina los sentidos el solo leerte.

Dios bendiga la pluma que plasma a perfección lo que emana de tu mente.

Wendy