visitantes

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)
Foto: Erasmo Prado R.

miércoles, 24 de junio de 2009

Mecanismos de defensa

Nuestro sistema inmunológico siempre va a necesitar la ingesta de alimentos que contengan las vitaminas y minerales necesarios para producir las defensas que nos protegerán de virus e infecciones. Con los cambios de clima tan drásticos en nuestro país, es propicio el ambiente para que estas enfermedades se reproduzcan y se transmitan mucho más rápido de persona a persona. Por esa razón debemos mantener al día la colocación de vacunas que creen anticuerpos en nuestro organismo, las medidas de higiene y los cuidados necesarios, y así defendernos mejor de los ataques de los virus, como el del resfriado común.

Todo lo que he dicho anteriormente es desde el punto de vista médico y dándole importancia a la salud que cada uno de nosotros debe cuidar y proteger. No hablaré de la defensa legal, ese es otro tema. Lo que quiero conversarles es que existen otros tipos de defensas que muchas veces olvidamos y no le damos la importancia necesaria como para que nos ayuden a enfrentar situaciones y momentos en los cuales nos sentimos indefensos, o sin esa auto-ayuda que nos sirva de aliento para seguir adelante.

Las situaciones inesperadas siempre están a la orden del día, y es allí en que no sabemos cómo actuar ni como reaccionar. Dependiendo mucho de lo que nos suceda nos podemos dejar llevar por los nervios, el miedo, la molestia o la incomodidad, y no pensar en cómo defendernos a nosotros mismos de esas reacciones naturales del propio ser humano, y de esa manera demostrarle a los demás que sabemos controlarnos de una manera sana y coherente.

El clásico “balde de agua fría” o “el puñal en el corazón”… no sé si llamarles fenómenos, sentimientos o síntomas, que nos invaden cuando escuchamos, observamos o simplemente percibimos cosas de las cuales no esperábamos ver, sentir ni escuchar, pero suceden; y estos son los ejemplos más comunes en los que vamos a necesitar “auto-defendernos” con lo que tengamos en nuestra mente y en nuestro interior, no en nuestras manos, porque no se trata de violencia, sino de un actuar con cordura y madurez para luego proceder a tomar la mejor decisión.

Lo que caracteriza el hecho de que nos tengamos que defender es que casi siempre es en momentos tristes que de una forma u otra nos afectan, nos deprimen, nos hacen apartarnos de los demás y buscar un refugio en nuestro ser y tratar de respondernos nuestras propias preguntas. Es entonces en que nuestro sistema inmunológico se debilita y va a necesitar de la ayuda de quienes nos rodean, de los que nos aprecian y nos quieren (familia y amigos) para darnos la fortaleza y el empuje para salir de ese refugio y poder enfrentarnos a otras tantas situaciones inesperadas, que más que hacernos débiles, nos harán más fuertes cada día, y más capaces de poder sacudirnos las rodillas, levantarnos y seguir adelante.

Pase lo que pase… no debemos bajar nuestras defensas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

ASI ES, NESECITAMOS DE LOS DEMAS SOBRE TODO DE LA FAMILIA EN LOS PEORES MOMENTOS. PERO TAMBIEN ES INPORTANTE UN SER ESPECIAL QUE NOS DE FUERZA Y MOTIVACION EXTRA PARA COMPARTIR MUCHAS COSAS BUENAS Y MALAS DE LA VIDA, CLARO QUE EXISTIMOS SERES QUE NUNCA HEMOS CONTADO CON ESA PERSONA Y LA TRISTEZA Y LA SOLEDAD SE SIENTEN MAS FUERTES. LA VERDAD NO DA GANAS DE COMER Y DORMIR CUANDO LAS PAREDES SON LAS UNICAS COMPAÑIAS Y ES FACIL CAER EN UNA DEPRECION Y EN ENFERMEDADES TAN TONTAS COMO EL RESFRIADO. ALGUNOS PSICOLOGOS RECOMIENDAN ACEPTAR QUE ALGUNOS JAMAS TENDREMOS ESA COMPAÑIA Y SUGIEREN AUTO REGALARNOS POR EJEMPLO EN NAVIDAD O AUTO ALAGARNOS ANTE UN ESPEJO Y DECIRNOS LO ESPECIAL QUE SOMOS PERO AUNQUE PARESCA DIFICIL Y CRUEL DEBEMOS HACERLO POR SALUD MENTAL Y COMO USTED DICE POR LA PROPIA SALUD FISICA.

OMEGA

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en que cuando estás triste bajan tus defensas, eso es muy real, una vez me pasó con una amistad ambos vivíamos en países diferentes y luego de varios años de no vernos nos encontramos, al despedirnos nos entristecimos y cada uno en su país se resfrió, puede ser casualidad, pero sí creo en que el estado anímico te afecta físicamente.

Por otro lado pienso que debe uno apoyarse en amistades verdaderas, que te valoren, no en amistades efímeras como puede pasar, hay amigos que se distancian y sólo te buscan cuando te necesitan, o se sienten solos, yo les llamo amigos efímeros, esos no son buen soporte, mejor tener pocos amigos, pero de gran valor, igualmente la familia, hay siempre alguien en quien podemos tener más confianza.

Distraerse y enfocar tu energía en cosas positivas ayuda mucho, como ejercitarse, ir al cine, salir a cenar con amigos, actividades en grupos, a mi me ha funcionado cuando tengo algún problema.

También pienso que enfrentar el problema con serenidad, y positivismo es importante, no dejarlo dar vueltas a tu cabeza e ignorar que no existe, simplemente reconocer que tenemos un problema y enfrentarlo y buscarle una salida.

Omega, esos malos psicólogos mejor no los sigas viendo, porque creo que no son buenos consejeros. No tienes que tener a alguien para ser feliz, pero tampoco tienes que pensar que naciste para estar solo, no cierres las posibilidades ni dejes de ver el panorama, y no olvides sonreir, alguien se puede enamorar de tu sonrisa.

Slds.

CARLOS

Erasmo Prado Rosas dijo...

Defendernos de nosotros mismos y de los daños que nos podamos hacer a nosotros no es algo fácil. Pero lo que sí es cierto es lo que menciona Omega, de que siempre es bueno tener a ese "ser especial" que nos de fuerza y aliento. Sin embargo, cuando ese ser no está y estamos nosotros con nuestra propia compañía, el mirarse al espejo no debe ser solo para halagarse, sino para autocriticarse, observarse muy bien, analizarse y darse cuenta en qué estamos fallando... para mí eso es salud mental.

No he sabido ni he escuchado de psicólogos que recomienden eso de regalarse a uno mismo para Navidad. Si algún psicólogo lee estos comentarios me gustaría que nos diera su opinión sobre este tema.

Los estados anímicos de las seres humanos, incluso hasta de los animales (como los perros por ejemplo), están íntimamente ligados con el estado físico. Pasar por semanas de estar trabajando 12 horas seguidas, estudiando en las noches, con activiadedes culturales y sociales los fines de semana, es alguien que protno caerá en alguna afectación física porque su cuerpo no descansa; así mismo las defensas de nuestros ánimos bajan y si bajan junto a las de nuestro cuerpo puede ser peligroso, por eso hay que cuidarse mucho en todos los sentidos.