visitantes

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)
Foto: Erasmo Prado R.

lunes, 9 de febrero de 2009

Amor incestuoso

Me gustaría saber sus opiniones (y más la de los abogados) sobre el tema que hablaré a continuación. El autor del blog alserdistinto, nos habla en su última entrada sobre los casos en que dos personas, “A” y “B” se conocen, se gustan, empiezan una relación y se dan cuenta que en algún momento de su historia ambos mantuvieron contacto sexual con la misma persona, es decir “C”, y que por lo tanto A y B serían “hermanitos de leche” (término que no vamos a explicar ni el autor del mencionado blog ni tampoco yo), de allí que se le llame “amor incestuoso”. En la opinión que dejé sobre esa entrada decía que no podía evitar hacer relación de este tema con el Derecho y las leyes, pero creo que debo hacerlo. Y lo que dije fue lo siguiente.

Aunque se trate de términos metafóricos, no coincido mucho con que se le apellide "incestuoso" a este tipo de amor entre los "hermanitos de leche", suena como si estuvieran cometiendo un delito... acaso es un delito? (para efectos de la ley panameña y en el ámbito penal el incesto es un delito). Es cierto que en este “mágico país” suceden muy a menudo este tipo de cosas, y que muchas veces no se pueden evitar. Si A y B se gustan, se quieren y se llegan a amar, entonces C no debe ser una molestia, por lo tanto, el amor entre A y B no debería ser un “amor incestuoso”.

Para efectos de los términos referentes al amor, creo que no cabe el hecho de que se cometa un delito dentro de esa jurisdicción. No hay juez que pueda dictar una sentencia diciendo que A y B no pueden estar juntos porque en algún momento de sus pasados C estuvo con alguno de los dos. Y si existe algún juez esos deben ser tanto la razón como el corazón de A y de B, los cuales les dirán en un momento dado si son capaces o no de que la existencia de C (así sea que salga en la caja del cereal) los afecte tanto como para poderse llegar a amar.

Resultaría entonces que estas dos personas (A-B) deberían pedirle a estos jueces un receso para estar un momento a solas y así llegar a un acuerdo (avalado por los jueces) en donde las cláusulas más importante sean la sinceridad, la comunicación, el respeto mutuo, el deber (al menos intentarlo) de dejar atrás a C, y sobre todo que siga existiendo el amor entre los dos.

No podemos estar seguros de que ese acuerdo siempre se vaya a cumplir, por lo tanto los casos siempre serán diferentes. De esta forma, si A y B se lo proponen, entonces… qué delito llegarían a cometer? ...amarse? Y si no llegan a ese acuerdo, y deciden (por el bien de los dos) no seguir juntos… volvería C a ocupar el lugar de alguno de los otros dos? O le pondrían alguna medida preventiva, como por ejemplo no acercársele más a C?

La decisión es de A y B, y si se está C por allí cerca es mejor que se aleje o lo alejen por un tiempo. Están muchas cosas en juego: la salud emocional, psicológica, sentimental y hasta física (por el asunto sexual) de los que intervienen es este caso tan común y a la vez particular. Por lo tanto, dentro de A y B, la razón y el corazón (aunque suene un poco difícil) deben estar de acuerdo en lo que vayan a decidir: seguir siendo “hermanitos de leche”, mantener un amor “incestuoso”, o que el acuerdo al que lleguen (como el que describí arriba) sea el que los una por mucho tiempo.

¿Qué harían ustedes?

Saludos.

1 comentarios:

Erasmo Prado Rosas dijo...

Hola a todos los lectores:

Sé que a muchos les ha parecido algo complicado la forma en que escribí este post. Por tal razón, el que no lo entienda estoy a discposición para explicarle la terminología.

Gracias, y Saludos a todos.