"Dos días junto a ti"

He escrito esta historia y quiero compartir con ustedes, volviendo a las raíces en las que encontré mi pasíon por la literatura y la escritura. Se desarrolla en dos días, en un rincón quizás desconocido, con dos protagonistas que nos envuelven con lo que están viviendo, y que a continuación les narro... "Dos días junto a ti"


__________________


Pasó la distancia, pasó el tiempo, y la búsqueda de su ser parecía culminar. La noche aún era joven cuando la brisa empezaba a correr más fuerte, y aunque estuviesen dentro, ésta la sentían en sus caras como un despertar prematuro, sin sol, sin luz, cubiertos de oscuridad e incertidumbres, de muchas incógnitas y encuentros renovados.

No se detuvo en la búsqueda de sus labios. Aquella sutileza que ya había sentido meses atrás le volvieron a sus recuerdos, y en sus intentos de tenerlos junto con los suyos se dejaba llevar para elevarlo hasta el más alto y exquisito de los placeres. En aquellos días su sola presencia magnetizaba sus sentidos; hoy continúan causando el mismo efecto, la misma sensación se manifiesta en todo su cuerpo, como un estallido de emociones, como un trueno en medio de la tormenta o como un calmante para la desesperación.

Los latidos de su corazón aumentaban cada vez que lo abrazaba, cada vez que sus cuerpos se unían, cada vez que le susurraba al oído o cuando simplemente tomaba sus manos y suavemente con un beso las despedía. Aquel era un momento sublime, y quiso que esos segundos fueran infinitos… eternos.

Tanta oscuridad ha visto a su alrededor, que solo la podía disipar luz de los ojos que idolatraba. Nada era igual cuando él no estaba. Los días se convertían en huracanes, pasaban demasiado rápido y fuertes, las noches tampoco se detenían, y por más que buscaba su estrella en la distancia no le alcanzaba, la sentía lejos. No quiere perderlo. Ha volcado por completo su corazón, su alma y su existir por tenerlo a su lado.

Pasan muchas cosas, han pasado muchas tardes en su espera. Por más que quiere olvidarlo y hasta odiarlo, por mucho que lo intente… no puede. Sus letras le siguen escribiendo, siguen llamándole y clamando su nombre a los cuatro vientos. Siguen inmortalizando esas noches sin sueño, esas ganas de ser su dueño, de ser completamente suyo, sin más retrasos que las que ponga el sol al amanecer, y despertar abrazado a su total entrega.

Tal vez sea todo un sueño, y cuando despierte no lo vea junto a él. Quizás al voltear solo encuentre unas cuantas líneas con una fría despedida. Quizás sea todo un caminar con dirección desconocida. Pero lo conoce, y sabe que más allá de unos simples trazos, que un cruce de miradas y que un fuerte abrazo, hay algo que los une, algo mucho más fuerte, como lo que une al viento con las aves y las plantas a la tierra.

Pasó el tiempo, y pasó la distancia. Ha vuelto a tenerlo entre sus almohadas, entre los susurros de la noche y el sonido de sus respirar. No existían fronteras entre su cuerpo y el de él, y mientras lo miraba irse en un profundo sueño le habló a su corazón diciéndole:

Si supieras lo mucho que te quiero,
lo mucho que te he anhelado,
que esta noche en que te tengo
no se quede en el pasado,
déjame despertar en tu beso,
en lo seguro de tus brazos
y de nuevo dormir en tus deseos.

Levántame de este dolor,
olvida el ayer, llévame contigo,
quiero seguir con tu calor,
con lo que ya hemos vivido,
no te alejes, no te vayas mi corazón,
no me despidas con estos latidos,
que estoy loco por hacerte mío
y una vez más…
adueñarme de tus sentidos.


La noche los había cubierto con su manto de silencios, el sueño los aturdió y los encontró abrazados. Le tomaba de las manos como quien no deja ir un sueño que por fin se hace realidad. Pero como si todo estuviese escrito, al despertar… ya se había ido. No había líneas escritas, lo dejó con la esperanza de volverlo a ver y tenerlo entre sus brazos, para quererle no solamente como la había querido y amado ayer, sino para hacerlo hoy y por siempre. Y mientras se revolvía en los recuerdos de la noche, dijo:

- Si puedo volverte a ver, detendré el tiempo para ser el dueño de tus latidos. Seré tu vida y tu inspiración. No me des más, que con esto vivo... por ti suspiro...-

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
HERMOSO....EXQUISITAMENTE HERMOSO
Anónimo ha dicho que…
waoo, la manera q escribes es algo que me asombra de tal manera. exelente
Erasmo Prado Rosas ha dicho que…
Gracias por sus comentarios. Me agrada que les haya gustado esta historia tanto como a mi.

Saludos.
Bimbo... ha dicho que…
Ver como me subes a un punto y me llevas a otro en cada línea es impersionante, esa historia en los personal marca mucho a las personas gays que creemos en el amor verdadero y puro felicidades...
Erasmo Prado Rosas ha dicho que…
"Bimbo", esto del amor en los gays es algo muy complejo, y creo que hasta más complejo que en las relaciones heterosexuales, debido a la sociedad en la que vivimos y los estereotipos que nos rodean.

Sin embargo, y como lo dije en la entrada "Del otro lado del mundo" el amor que ofrecemos no se compra ni se fabrica en la calle como muchos creen.

"Subir y bajar"... si, esta historia está muy marcada con eso que has sentido, y eso también lo han sentido muchas personas que se sienten identificadas con esta historia.

Saludos y bienvenido al blog.

Entradas populares de este blog

Las conductas discriminatorias (1)

Narcisismo: su historia y significado

Las conductas discriminatorias (2)