De otro diccionario: "Inspiración"

Todo escritor, dibujante, pintor, escultor, cantante, toda persona que practique algún tipo de arte ha pasado por aquel momento casi mágico en el que un suave silencio se apodera de él (o de ella) impulsándolo a la creación de alguna pieza única, simplemente especial.

Es como una brisa que golpea nuestra cara y nos despierta, y nos levanta. Es como la más pequeña gota de agua que puede saciarnos toda nuestra sed de crear, de producir, de intentar inmortalizarnos en una obra, es la sonrisa que nos alegra nuestras oscuridades, es el pensamiento que nos acompaña en aquellas extrañas soledades. La inspiración la podemos encontrar en muchas cosas, lugares o detalles. Yo no he podido encontrar más inspiración que en la vida misma, quizás por eso algunos digan que soy muy humanista o existencialista. Solo me inspiro en mi vida y en las vidas que me rodean. ¿Ustedes en qué se inspiran?

Cuando tenemos todos los materiales dispuestos para trabajar, el frío blanco se apodera de nosotros, nos envuelve y nos lleva a los más recónditos lugares de nuestra mente, con el único objetivo de hacer que nuestra inspiración dé fruto a una obra merecedora, primero de nuestros propios elogios, y luego será el blanco de la observación y crítica de los demás, algunos hasta le analizarán el por qué de los colores, intentando hacer una conexión entre el autor y la obra. Es en ese momento en que debemos agudizar los sentidos y prepararnos para lo que ha de venir.

Hay quienes les acompaña una Musa, y la convierten en la madre de su inspiración, otros tienen a un Romeo que los toma de la mano y les ayuda en sus obras. En ocasiones llega y nos enamora, otras nos atormenta con una explosión de creatividad. No tiene un tiempo definido, pero cuando llega nos olvidamos de las horas del día y de los minutos de la noche. Dicen que es producto de la conexión de nuestra mente con las ideas que captamos de lo que hay a nuestro alrededor. Dicen, también, que es el resultado de todo un proceso en el que intentamos exteriorizar los motivos de nuestros estados de ánimo... Dicen tantas cosas, que tantas cosas pueden ser inspiración.

Una canción, un recuerdo, una sonrisa, una imagen, un beso... un retrato. Al final allí está, la dejaremos en la obra, y nuevamente volverá a nosotros como rayo de luz, y al verla también nos veremos a nosotros mismos. Solo dejemos que nuestras manos, nuestra mente y corazón sean los más fieles testigos de lo que ella puede hacer.

En mi caso no sé qué haría si no tuviera inspiración... quizás no sería quien soy hoy.

Comentarios

A.G.V. ha dicho que…
¿Tiene usted alguna musa?
YO solo el viento...
Erasmo Prado Rosas ha dicho que…
Quizás no tenga una musa... quizás sea la vida misma...

Entradas populares de este blog

Las conductas discriminatorias (1)

Narcisismo: su historia y significado

Las conductas discriminatorias (2)