visitantes

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)
Foto: Erasmo Prado R.

domingo, 12 de octubre de 2008

Leyes, prohibiciones y discriminación

Esto acá es totalmente diferente. Estuve en un recital de poemas ‘homoeróticos’ y los asistentes escuchaban atentamente. Hay mucho más respeto a los derechos y no he palpado tanta discriminación como la hay en Panamá (…) Es diferente, hay mucha cultura.

Es lo que me comentaba un amigo escritor que está en Chile asistiendo a un encuentro de escritores latinoamericanos. Está en la calle esto de apoyar el talento nacional (así sea enviando millones de mensajes de texto), a los jóvenes artistas que prometen ser grandes figuras no solo en nuestra tierra, sino también en las extranjeras. Hablo no solo de los que cantan, sino también de los que escriben, de los que pintan, de los que realizan algún trabajo especial, de los que dibujan, de los que van más allá e inventan cosas para el beneficio de los demás, etcétera.

Analizando un poco más el asunto, sucede que estamos inmersos en “leyes sociales” que nos impiden expresarnos en la forma en que queremos hacerlo (la forma coherente y seria, claro está), obstaculizan el desarrollo de la cultura y como consecuencia frenan el crecimiento del país en la evolución de sus leyes. Quizás por eso, realizar un recital de poemas “homoeróticos” aquí le haría ruido a más de cuatro. Ven, hasta en eso hay discriminación.

“Sí, he visto a muchos por las calles, pero no les gritan groserías como en Panamá… a la gente les da igual, son seres humanos como todos.”


En la entrada anterior les comenté que abogaba por la aprobación de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva. En días pasados, en la contraportada de un periódico sensacionalista leí que decía “Controversial Proyecto Cua-Cua”. Qué triste es ver cómo este tipo de medios de comunicación coloque esta clase de títulos a noticias que deben ser divulgadas con más credibilidad, sin dejarse llevar por palabras vagas solamente para llamar la atención de un público que se guía por las “leyes sociales” de este país. Lo único que están provocando es que más ojos permanezcan ciegos ante la realidad que los rodea, ante la necesidad de normas que mejoren la calidad de vida (física, sexual, psicológica y emocional) de los niños, los jóvenes y de los padres de familia.

Para reflexionar un poco más, les transcribo lo que considero lo más importante del Artículo 5 del Proyecto de Ley que adopta medidas para establecer y proteger los derechos humanos en materia de Sexualidad y Salud Reproductiva:
  • “Artículo 5. Prohibición de la discriminación: (…) Se entenderá discriminación cualquier exclusión, menoscabo, restricción o diferenciación arbitraria basada en el sexo, la edad, orientación sexual, estado civil, origen étnico, cultura, nivel socioeconómico, creencias religiosas, políticas y filosóficas, discapacidad o cualquier causa análoga.

Siempre las cosas buenas tendrán a quienes se les opongan... esa parece ser la regla de vida, otra de esas leyes que ahogan.

0 comentarios: