visitantes

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)
Foto: Erasmo Prado R.

lunes, 18 de abril de 2011

El baile que olvidarás

Sé que la mayoría de ustedes, o al menos una gran parte, han pasado por esta experiencia. Espero que disfruten de "El baile que olvidarás", no para que sus ojos retornen sus vidas a alguna noche de lúces y sonidos silenciados por escenas espantosas, sino para hacerlos más fuertes que los escudos que quizás ya nos hayamos construido producto de esas escenas... Sin embargo, podría ser hasta una advertencia... ¿Qué opinan ustedes?
__________________

Desde el altillo de mis ojos te pude ver,
cuando bailabas al compás de otros pasos,
cuando susurrabas a su oído un pasado,
la tintura de un alma que quizás ya no es,
el deseo de un extraño de estar en tus brazos,
y mirabas hacia mí, a mi cielo, a mi ocaso,
y seguías bailando... sigue, que me vas a perder.

Cambié mi dirección y mi rumbo al silencio,
a la mitad de la vida que frente a mi pasaba,
a los sueños que nunca serán, que olvidabas,
que mientras más bailabas más se iban yendo
a la oscuridad de los callejones de tus palabras,
y me quise dormir, me quise ir, pero me invitabas,
con coraje me llamabas a vivir en tu recuerdo.

No tengo valor para ver cómo te vas de mi,
y tu no tienes máscara para cubrir tus ganas
de marcharte y no mirarme tras las batallas,
esas que con lágrimas tantas veces caí por tí,
ahora me abandonas a los destinos del alba,
a esos que conquistamos una mañana,
y que hoy no encuentro, no veo en mi vivir.

Déjame dormir del lado en que tu no estás,
en el espacio que no ocupas en ese rincón,
en estas líneas que escribo sin sensación,
y déjame bailar con tus sombras, y me verás,
me verás llorando al cantarte esta canción,
pidiendo una vez más de tus labios el sabor,
el de nuestras noches que pronto olvidarás.

Sigue bailando, que no te detendré, amor mío,
que me enamoran tus movimientos ajenos,
esos que brillan bajo la luz de un distante lucero,
vamos, que se termina el tiempo y mi camino,
que me quedo en penumbras aún siendo sincero,
que se acaba mi reloj, mi vida, mis manos, mi tiempo,
se desaparecen por completo mis sentidos.

Me vas a perder, y vas a querer detenerme al final,
y será en vano, ya mis pasos no irán con los tuyos,
ahora siento falso el aire, será como el necio orgullo.
un loco despertar de un día que no voy a olvidar,
seré tu maestro en las artes del corazón desnudo,
y entonces querrás bailar al compás de mi mundo,
envidiarás mis movimientos, y me vas a extrañar.

- Autor: Erasmo Prado Rosas.

0 comentarios: