visitantes

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)
Foto: Erasmo Prado R.

sábado, 26 de junio de 2010

Dime lo que no se pierde

Hoy... en estos momentos en que no estás, ven y dime...


Dime lo que no se pierde,
lo que no se va cuando te vas,
lo que me dejas en esta soledad,
en las caricias que te sienten,
en el mar de un solo palpitar,
en el desierto de tu extrañar
y en tus besos que me envuelven.

Dime lo que no se va cuando te vas,
lo que me quda en mis manos
es el suave camino de tus brazos,
el susurro de tu cuerpo en mi pensar
y el abrir los ojos a lo tuyo soñado,
para quedar de ti impregnado,
es imaginarte cada vez y no llorar.

Lo que me dejas en esta soledad
es la compañía del extraño viento,
tu voz que quier oir tras el silencio,
tras el intento de un fuerte llamar,
que te grita lo mucho que te quiero,
que vengas y calmes mis deseos
de tenerte junto a la mar en paz.

En las caricias que te sienten,
que han conquistado mis rincones,
han hecho alarde de mis pasiones,
ahora son dueñas de lo que pretenden,
cada espacio de mí te pertenece,
de mis poros cual espuma emerges,
cual sueño que no quiero me despiertes.

En el mar de un solo palpitar,
en ese nido, calmo, allí te encontraré,
levemente a mi pecho te recostaré
y te diré lo que juntos hemos de soñar,
tomaré de tus manos y te recordaré
ese momento loco y de eterno placer,
en que fuimos uno solo al danzar.

En el desierto de tu extrañar
te esperaré muy quieto en la noche,
sin más movimientos que provoquen
la envidia de la luna al querer iluminar
este corazón que late al naciente
y contigo se alegra al poniente,
es que eres más que los astros al pasar.

Y en tus besos que me envuelven,
esos que me atan a tu alma,
que poco a poco me desarman
y de las sombras necias me protegen,
dime que son más que la mañana,
lo que tus labios sienten en mi espalda
es que todos mis deseos consientes.

En estos momentos que no estás
ven de lejos y escucha mi pensar:

Ven y dime lo que no se pierde,
lo que no se va cuando te vas,
lo que me dejas en esta soledad,
en las caricias que te sienten,
en el mar de un solo palpitar,
en el desierto de tu extrañar
y en tus besos que me envuelven.

- Dedicada a tu presencia cuando no estás...