visitantes

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)

Ciudad de Panamá (Vista desde el Casco Antiguo)
Foto: Erasmo Prado R.

sábado, 24 de octubre de 2009

Canción de aliento

Sé muy bien que el título de esta entrada los va a sorprender, pero lo que a continuación van a leer es lo que brotó de mis manos hace unos días cuando algunos pensaron haber ganado una batalla... Tiene mucha rabia, malestar, dolor, pero al final se darán cuenta que este escritor se levanta, se limpia las rodillas y sigue adelante.



"Canción de aliento"

Desataré toda aquella furia,
esa que quiso envenenar mi paz,
que nunca me quiso dejar,
hoy ya no es más que las dudas,
una ceniza lanzada al mar,
una gota seca al pasar,
ese algo que pensé no luchar.

Se los digo
...y que no quede en el olvido:

No he sido yo el vencido,
tómenlo como un claro anuncio,
como una luz en lo confuso,
ahora seré yo el testigo
y en los abismos oscuros caerán,
y en lo prohibido sonreirán
con manos y corazón carcomidos.

Han querido olvidar mi fortaleza,
los pasos que solo he caminado,
los sueños que me han acompañado,
con los que respondo a intrusas bajezas,
incluso mi despertar han atacado,
y tirarme al suelo han intentado,
es en vano, contra mi noy hay extraña fuerza.

Sigan adelante que yo los seguiré,
si quieren desvíen mis ladrillos,
piérdanme más allá de lo vivido,
sigan... que no permitiré
una piedra más en mis latidos,
ni lágrimas por lo ya perdido,
ni las cruces que cierta vez cargué.


Saludos...

Erasmo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tiene que haber sido una experiencia muy amarga porque esa poesía expresa mucho dolor, tristeza y miedo de perder las fuerzas que ha tenido hasta hoy.

No caiga en ese juego doctor su arte demuestra que usted vale mucho.

omega

Erasmo Prado Rosas dijo...

Gracias Omega. Si, fue un momento muy triste, pero como lo dije al principio: "me limpio las rodillas y sigo adelante"... Es cuestión de seguir y no darse por vencido.

Saludos.

Anónimo dijo...

Profesor de derecho de la República Bolivariana de Venezuela.
Transcripción del discurso del profesor Pedro Lava.

¿No hay defensores de los homosexuales aquí? ¿No hay? Pero ¿ellos no tienen derecho? ¿Tengo derecho a ser homosexual? Ah eso [parte] del libre albedrio, o sea, que yo tengo derecho a fumar marihuana porque es mi libre albedrio; yo tengo derecho a robar un banco porque es mi libre albeldrio. ¿Es diferente?

¿Cómo que no hay una ley? ¿Cómo hay que estudiar las leyes si (…) el derecho romano… ¿Por qué los romanos aborrecían a los griegos? ¡Porque los griegos eran homosexuales y permitían la homosexualidad, y los romanos no! ¿Y saben lo que le hacían los romanos a los homosexuales? (se pasa el dedo índice por el cuello). ¿Aquí estamos en qué, en Derecho greconiano? Derecho romano, ¿verdad? ¿Yo no les he hablado de la escuela del Derecho natural? ¿Y que todas las leyes y toda persona se intervencionan? ¿Si o no? Entonces, pero ¿cuáles leyes? ¿Leyes buenas o leyes malas? ¡Porque hay leyes buenas y leyes malas! Mi pregunta es: ¿Vamos a apelar por leyes buenas o leyes malas? Entonces ¿por qué ustedes dicen que la homosexualidad es buena? Ah bueno… si usted me permite la homosexualidad es porque cree que la homosexualidad es buena, porque usted no puede aprobar, por lógica, la aprobación de una ley para algo que usted no considere que es buena ¿o no?

¿Sabe cuál es el porcentaje de hermafroditas bachiller? Menos del 5%. ¿Qué es un hermafrodita? ¡Entiende! Un hermafrodita es un ser humano que [inentendible]… no es una película de misterio, tiene testículos y un glande, y aquí tiene la vagina, entonces aquí tiene un órgano sexual masculino produciendo ¿qué? Testoterona. Y tiene un órgano sexual femenino produciendo ¿que? Progesterona. Esto es menos del 5% y, en esos casos, son casos clínicos y evidentemente que los casos clínicos tienen que ser tratados como tal. Porque si un ser humano está produciendo testoterona y progesterona, no sabe qué es. Porque tiene la inclinación hacia ambos sexos porque las hormónas… lo que es condenable es que una persona que tenga sus testículos y su pene bien puestos, por perversión mental, porque este no es ningún problema sexual, eso se llama perversión, utilice sus órganos sexuales para algo que no es natural. Algo que no fue creado por la naturaleza ni diseñado por la naturaleza. Eso es lo que es perversión y en Roma era penado con la muerte. Porque usted no puede usar el ano para tener relaciones sexuales, porque el ano es para defecar.

¿Preguntas? (interacción entre estudiantes y profesor inentendible). Ahora, ¿yo estoy de acuerdo en de que se asesinen a los homosexuales? Yo no, porque yo sí estoy de acuerdo con que hay que tratarlos como enfermos, están enfermos, están enfermos y son enfermos, clínicamente, son enfermos; nadie puede argumentar «es que mi papá —porque por allí viene la cosa— es como mi papá me caía a palo, entonces yo me voy a meter a homosexual porque yo odio a los hombres». ¿Qué es eso vale? ¡Eso es una enfermedad, mi amigo! ¡Psicológica!.. «No, es como mi papá me caía a palo y yo odio a los hombres, me voy a meter a lesbiana». Lesbianas, se llaman lesbianas. Ah, pero hay una lesbiana que es el hombre y una lesbiana que es la mujer, entonces ¿quién lo entiende? Igual los homosexuales, hay uno que es el hombre y otro que es la mujer, entonces, lo peor de todo esto es que hay países, si lo sé, que tienen legislaciones (interacción con estudiante) ¡tienen legislaciones que a dos señores con estas características pueden educar a un bebé! Estoy hablando de los bebés, los niños de la educación… de que dos señores con estas características eduquen a un niñito… mínimo o igual, ¿igual a qué, a un perverso? O ¿qué va aprender ese niño, va aprender los valores superiores, va aprender de moral de ética, va aprender de justicia ese niño, criado por dos homosexuales? Y ¿usted cree un homosexual lucha por la justicia? ¿Usted cree que un homosexual es un hombre estoico? ¿Que tiene templanza, coraje, dignidad… usted cree?